jueves, 12 de diciembre de 2013

Una de espetos con espumillón

Las cosas de la cercanía de la Navidad, la melancolía o qué se yo... Cualquiera de esas cosas es lo que me hace escribir hoy en este abandonado blog. Con pinta de Cortijo Jurado virtual, Una de espetos empezó, pero nunca acabó. Solo se dejó a medias.

Revisando entradas anteriores, este blog iba a ser cosa de tres malagueños viviendo en Madrid. Uno de ellos sigue allí -parece que ad aeternum-, el otro vivió un año y ahora está más que acoplado a Málaga y el tercero -yo- voy y vengo, aunque desde aquel octubre de 2009, nunca fue lo mismo.

Así que a ver si estas fiestas nos volvemos a 'arrejuntar' alrededor de una barca de espetos y comemos sardinas, que falta nos hacen...

lunes, 23 de enero de 2012

La posada del fracaso

Las primeras palabras de la canción ¿Quién me ha robado el mes de abril? del maestro Sabina sirven para ver un poco de la realidad de Málaga. La capital de la Costa del Sol siempre se ha distinguido por sus muchas tabernas, y hoy no es más que un triste sueño para quienes aman de verdad su ciudad. Fracaso sería la palabra más acertada para el ocaso de una ciudad que intentó aparentar más de lo que fue. 

El gran fiasco cultural se inició con el fin del extraño sueño de la Capitalidad Cultural de 2016. La sensación general fue la de un comisario de exposición que se queja y se cansa de montar una muestra, haciéndolo con desmotivación y dando lugar a un resultado que dejó mucho que desear, y que poco público visitó. Casi el mismo que lo hizo con Art Natura, el esperpéntico circo de Tabacalera.
“El museo que no existe”, definió el pasado verano el concejal de Cultura, Damián Caneda, a la joya de la corona que jamás contemplará la ciudad. Hoy puede reafirmarse con el museo que nunca existió, al igual que lo hará el Soho, un barrio cultural en el que las señoritas de compañía siguen viviendo su agosto escondidas tras puertas con mirillas, aunque den a la calle.
 Del Soho al proyecto cultural del Muelle Uno, más semejante a un Puerto Marina de tiendas y restaurantes caros por el que los malagueños pasean sin pararse a mirar, ya que la cosa no lo permite. Si volvemos al centro, el Museo de Arte Sacro cerrado, un Arqueológico que está en los planos pero que la política lo sacará de allí para dejar un planteamiento y un gasto público tirado por los suelos… la cultura malagueña huele a fracaso.

 Por desgracia, la imagen cultural no es lo único que ha llevado a Málaga al declive triste actual. Un Metro movido por la pugna Ayuntamiento-Junta que acabará convirtiéndose en un BRT en la línea de El Palo. Un carril bici que no da a ninguna parte, a la espera de ver por dónde podrá seguir algún día su recorrido de ensueño copado por coches. Un Centro Histórico que aún espera a la fuente de la Plaza del Siglo y que teme que el Hoyo de Esparteros pase a ser un edificio gris de Moneo, que se pasa el PEPRI Centro por… el Hoyo de Esparteros. Una marquesina de la Estación (A.K.A. Vialia) que se perdió entre los mismos hierros que la portada de la Feria de Chicano, y por la que nadie ha vuelto a suspirar.

Esa es la Málaga que no aparece en los pregones de Antonio Banderas ni Pablo Alborán. La misma ciudad que espera que seamos los malagueños quienes hagamos lo mejor por ella. Presumamos de ciudad, pidamos a quienes la gestionan la ciudad que realmente queremos, dejémosla limpia y guapa, vivamos sus tradiciones y, sobre todo, aprendamos a ser malagueños de la tierra, sin escenarios de una Málaga futura falsa que se acabará convirtiendo en la posada del fracaso.

J. L. P. Cerón

sábado, 5 de febrero de 2011

Anaglifos (III)

I
Las penas
Las penas
La gallina
El estúpido te mira sin pestañear

II
Las letras
Las letras
La gallina
Y la apatía de la señora de la limpieza

III
El esternocleidomastoideo
El esternocleidomastoideo
La gallina
Y tomarte la palabra como el que se toma una copa

IV
El botón
El botón
La gallina
Una chaqueta con cremallera en el ropero

V
El agua
El agua
La gallina
El enchufe que mantiene el calor de tu cuerpo

jueves, 3 de febrero de 2011

Anaglifos (II)

(I)
La mentira
La mentira
La gallina
Y el mundo gira sin piedad

(II)
El estor
El estor
La gallina
La luz, estridente, asoma por entre las paredes

(III)
La podredumbre
La podredumbre
La gallina
Las pasiones encontradas

(IV)
Whisky
Whisky
La gallina
La inspiración, la vida

(V)
Un teclado
Un teclado
La gallina
Papel, bolígrafo y nada más